29 jul. 2010

El misterioso sonido que venía de fuera...

Hace días hizo un calor terrible, bestial e increíblemente insoportable y cuando en mi terruño el clima está así es fijo que lloverá. Y resulta que llovió allá como a las 9 de la noche, con relámpagos, rayos y centellas, así que mi madre, mi hermano y yo estabamos felices de la vida por todo aquello. Pero esto es un asunto que no viene al caso así que pasemos a lo que sucedió después ;)

Eran como las 2 de la madrugada y navegaba de lo lindo por los mares del ciberespacio cuando escuché el sonido que está en el siguiente vídeo (sólo es audio, no dura ni un minuto...y no es nada paranormal, no teman):

¡ME.LLEVA.LA.QUE.ME.TRAJO! 
Ô_____Ô

Nosotros no tenemos pajaritos y eso, podía jurar, sonaba como un ave. En la casa de enseguida una maestra está cuidando un periquito de unos vecinos pero OBVIO eso no es un periquito y además el pajarito duerme dentro de su casa, en su jaula y tapadito por lo que no hace ruido en toda la noche, además no es posible que se escuche hasta acá. De día lo escuchamos porque la maestra lo saca para que tome el sol y vea su libertad arrebatada el paisaje, pero de noche ná de ná.

El sonido se escuchó una y otra vez, y como buena joven del siglo XXI en lugar de despertar a mi mamá para comentarle lo sucedido pues mejor lo puse primero en Twitter (AQUÍ) XDDDDDDDDDD. Yo me encontraba en la sala pero juraba que el sonido venía del patio trasero.

Las cosas que se me vinieron la mente fueron:

1.- Como estaba lloviendo quizá se trataba de un pajarito al que se le habían mojado las alas y se refugió en el patio.
2.- Quizá era un ladrón que se comunicaba con otro ladrón por medio de un código secretos de sonidos (soy paranoica y en este país ¡YA NO HAY MORAL!)
3.- Era el chupacabras, como lo comenté en este tweet, lol (esto es un trauma de la infancia, la ciudad en la que viví y un miedo irracional).
4.- Por un momento creí que era un chimpancé, XDDDD (WTF?! Linda, di no a las drogas).

El caso es que agarré valor no sé de dónde y decidí salir al patio trasero (cosa que, niños, no les recomiendo) pero antes de eso me despedí por si no volvía (aquí). Me armé con un cuchillo carnicero y abrí la puerta de la cocina que conduce al patio...

Tengo 3 perros de raza chica/mediana y tienen una casa de madera en el patio trasero donde caben perfectamente los tres o una persona depravada, asesina o un delincuente juvenil, mi papá se las mandó a hacer especialmente para que, en los días de lluvia, no se mojaran, pero FAIL!.. a ellos no les gusta estar atrás cuando llueve y duermen en la parte delantera de la casa XDDD (muy en su papel ellos). Así que cuando llueve la casa de madera está cubierta con un plástico navideño de Mickey, Minnie, Pluto y el pato Donald para que no se moje, por lo que, si alguien está escondido allí, pues no se vería O___O.

Yo con el cuchillo en la mano abro la puerta, miro hacía la casita de los perros y nada, mira las paredes, el segundo piso y naaaaada (¡y el maldito sonido se escuchaba cada vez más cerca!), no quise levantar el plástico de la casita porque estaba lloviendo y no me quería mojar y no quería espantar al susodicho pajarito. El caso es que al ver que no había nada pues cerré la puerta y como experta en ésta clase de cosas puse como protección ultra mega resistente la escoba y el trapeador cruzados (LOL), al momento de poner el trapeador ¡¡¡SENTÍ ALGO EN MIS PIES!!!! Podía ser una salamandra (que por aquí hay muuuuchas) y, con el perdón de todos ustedes, me dan un asquito terrible T_____T. Me asusté bien feo, ya me veía yo con diabetes... Después pensé que quizá era un ratón, que por aquí tenemos dos que casi-casi salen a pedir que les hagamos comida, descarados a más no poder. Tengo pensado adoptarlo como mascotas y ponerles nombres, XDDDD.

Regresé a la sala más asustada y derrotada que antes y "el pajarito" se escuchaba más cerca y yo en plan "que me da un infarto...que no" "¿Llamo a la policía o no?" "¿Sufro como Precious o no?". Total que fue allí cuando decidí sacar la cámara digital y grabar, por lo menos, el sonido que el animal hacía (de allí viene el vídeo del principio), sólo alcancé a grabar el sonido final que hizo, pero su llamado era constante y lo repetía dos o tres veces cada vez más seguido. Moví los muebles, abrí los cajones del escritorio, detrás de la TV, abrí la alacena, me metí a la cocina busqué en la estufa, la nevera (XD).

Me preparé para ir a dormir porque ya estaba harta de no encontrar la procedencia de aquél sonido y en ese momento sale mi mamá de la habitación muy quitada de la pena ella: va al baño, sale de él, toma agua, se mete de nuevo a dormir y yo sólo le mencioné que se escuchaba un pajarito de la casa a lo que ella, como buena madre, le encontró la solución más lógica: Tal vez es un pajarito que entró al piso de arriba ya que las ventanas están abiertas y el eco hace que se escuche cerca y yo Ö___Ö "Mi no creer esa teoría", por desgracia mi mamá no escuchó el sonido porque todo el tiempo que ella estubo en la sala el animalito no hizo ni pío (¡Hello, Ley de Murphy!).

Se metió, me fui a lavar los dientes y 3 minutos después ¡ALLÍ ESTABA OTRA VEZ EL SONIDO! FUERTE, CLARO Y MUUUUUY CERQUITA. Fue entonces cuando mi mamá sí salió a buscarlo porque también logró escucharlo. Ella insistía que estaba detrás del escritorio de la PC y que quizá se encontraba atorado así que movimos el mueble, le dimos golpes y mi mamá vio que se movió algo y que se quedó en la base del escritorio...fue entonces que nos encontramos con lo que hacía todo el mentado ruido y era este personaje:

Nuestro misterioso personaje :)

*______________________________*

¡TER-NU-RI-TA!

Era esta ranita la mar de bonita y a nosotros se nos achuchó el corazón cuando la vimos. Lo curiosos fue que la intentábamos sacar como le hablamos a nuestros perros: "Ven ranita, váyase para afuera, aquí no vive usted" XDDD, obvio que fue un FAIL! total, la ranita ni se inmutó. Salió mi hermano y nosotros pensamos que nos iba a ayudar y nooooo, sólo preguntó qué era lo que se escuchaba, vio al animalito y se fue a dormir, LOL, ¡SE SUPONE QUE ES EL HOMBRE DE LA CASA CUANDO MI PAPÁ NO ESTÁ!

La odisea entre sacar al animal sin hacerle daño sólo comprobó nuestra incompetencia a la hora de trabajar en equipo, la ranita se nos perdía, yo le tenía asquito y no sabíamos cómo sacarla sin que se asustara. Al final mi mamá la logró atraparla con una bolsa y pudo sacarla sana y salva fuera de la casa.

Nos dormimos allá por las 3 am pero muertas de la risa por la experiencia con la ranita *¬*.

*Las fotos son bien malas pero nuestra hiper-cámara-digital-de-7-megapixeles-con-más-de-15-funcionalidades-y-estilos-de-fotografía no tiene la opción de "Tomar imágenes de animalitos dentro de la casa una noche lluviosa" y con flash o sin flash salían muy chafónas, así que era esto o nada XDD.
-------------------------------------------------------

Crossposteado aquí hace ya vaaarios días, no fue plagio, fui yo misma XD.

Todo se termina...

Fotografía de mis abuelos en los años 50's
"Ella ya no ama sus vicios,
 le busca en los ojos,
pasa un ángel volando 
y se encuentra con otro.
Ayer sus dos brazos eran 
fuertes ramas donde guarecerse, 
hoy son cuerdas que atan.
Qué pena me da, que pena me da... 
todo se acaba"*
-------------------------------------------------------

O quizá el verdadero amor no se acabó porque nunca existió y confundieron los delirios del enamoramiento juvenil con un bálsamo de amor eterno. Creyeron ser para siempre, en su inocencia, vidas compartidas hasta que la muerte se les ocurriera separarlos. Pero quizá los inviernos frívolos de los años venideros sólo sirvieron para tapar entre tumultos de problemas y la cotidianidad de los días aquel cariño mutuo que se profesaron cuando el futuro era vislumbrado con sencillos atardeceres y paseos en la plaza del pueblo. Testigo oculares de efímeros sentimientos que, en el paso del tiempo, la realidad se encargó de ocultar en rincón oscuro del corazón. Allí donde también se esconden las mentiras y los silencios jamás expresados. Sentimientos que cercenan el alma y llenan de rabia y desesperación la realidad palpable que se vive entre la rutina enfermiza de tener lo mismo siempre, todos los días.

Quizá la juventud fue su peor enemigo, la falta de experiencia en terrenos desconocidos. Exploradores de sentimientos inhóspito y jamás vistos. Jóvenes que se atrevieron a amar cuando aun creían en las hadas y los finales felices de los cuentos infantiles. Sútiles miradas que en su tiempo, quizá, lograron expresar cosas más sublimes que las palabras, porque el enamoramiento tiene esa dicha de trasformar todo en hermosos poemas y rimas perfectas. En convertir los defectos en grandes logros y la rebeldía en triunfos agradables. Quizá por eso olvidaron tomar en cuenta la enorme capacidad de la experiencia e ignoraron que aun les faltaba todo por vivir.

El camino que tomaron quizá no fue el correcto y la vida se encargó de repetirlo una y otra vez frente a sus ojos. Se tragaron sus palabras acostumbrándose a la indiferencia que se asomaba por las ventanas y las puertas. Ninguno de los dos dijo nunca nada, callaron tantos pecados como fuera posible y se acostumbraron a encontrarse con los silencios vespertinos y las cenas ligeras, con sólo cruzar un par de palabras para cumplir con lo establecido. Aprendiendo también, no a querese, sino a aceptar pretextos y mentiras, aun cuando estuvieran ante los ojos de todos.

No los culpo, en el fondo, quizá, aun siguen siendo esos dos jóvenes en aquella vieja fotografía que, sonrientes, eran capaces de inventarse huidas al mar y futuros prometedores.

Jóvenes, hermosos e ingenuos, de los que no puedo evitar pensar que, si no fuera por sus errores cometidos, yo sencillamente no existiría.

----------------------------------------------------------

* La estrofa que encabeza este post pertenece a la canción "Un muerto encierras" de Ismael Serrano. Para leer la letra integra del tema dar click AQUÍ. Para escuchar la canción click AQUÍ.

5 jul. 2010

¿Puedo exigir ahora?



"No entender de política,
ni de sus actualidades
convencerme que es red de araña,
nido de alacranes, y mutilar mi alma
y mi esencia de animal social,
saberme superior a tanta frivolidad."

-----------------------------------------------------------

En México, según se mire, tenemos dos Presidentes de la República, uno es legitimo, el otro no. Un chiste mexicano con el que vivimos desde hace ya un par de años. Una jugada de la política mal interpretada. Un juego nacional cuyos principales jugadores no son capaces de aceptar, quizá con un poco de humildad, su derrota.

Hoy fue el primer día que voté en mi vida. Fue un día bonito y divertido, un día nublado y fresco. No he dormido en casi 36 horas y realmente no sé porqué. Riego felicidad por todos los poros y ando de un buen humor a pesar de que ya son las 12 de la madrugada.

A mi la política nunca me ha gustado. No la entiendo y seguramente ella no me entiende a mi. Miro a mi alrededor, miro las pancartas, espectaculares, vasos, discursos, manteles, sandalias, etc, con logotipos políticos, millones de pesos volcados por algo efímero, pasajero. Y en el sur, que también existe, los niños se mueren de hambre y de miseria. Y me cuesta mirar mi credencial para votar y creerme la mentira de que con ella puedo cambiar las cosas.

Los políticos mienten. Todos. ESE es su trabajo, mentir. Manipular a las masas para asegurar su triunfo y su estancia en el poder. Quizá algunos no mientan con malicia, pero saben que sus palabras son mentiras. Prometen como si fueran reyes en una monarquía absoluta, o el jefe máximo en un régimen dictatorial. Como si su palabra fuera la única voz que predicara en el desierto. Como ganarse la confianza de miles al hacerles creer que cuando llegue al poder sólo será suficiente un decreto, una orden y una voz de mando para que todo lo que prometió sea cumplido al pie de la letra. No señores. Esto no es una autocracia. No tenemos a un hombre que represente a todos y tome él las decisiones de millones apegado a una constitución. Esto es (a duras penas) una democracia. Puedes, como candidato, tener las mejores intensiones del mundo, las más nobles, y ser laudable y altruista. Ser gentil e irradiar amabilidad y humildad en todas partes, comer con la gente pobre, no por compasión sino por ver en ellos un igual, pero si en un momento llegas al poder máximo te estrellarás con aquellos cuyos ojos no logran ver al pueblo, cuyos colores de su partido no les permite posar la mirada más allá de sus propias ambiciones. Seres humanos que te harán la vida imposible sólo por ser quién eres. Que no pueden soportar tanta generosidad.

Para que tu mentira, tu promesa, se convierta en realidad tiene que pasar antes por los representantes del pueblo: diputados y senadores. Si les caes bien ya la hiciste, sino tápate el rostro porque seguro te van a destrozar (si es que acaso te dejan entrar a su recinto que defienden con colmillos, garras y sillas voladoras).

Aun no entendemos que una nación NO PUEDE avanzar mientras el color de tu partido político importe más que el bienestar del pueblo. No se puede ir hacia adelante cuando no somos capaces de sentarnos y hablar de nuestras diferencias. Cuando no somos capaces de hacer de esas diferencias un vinculo para mejorar las cosas.

Hace meses un spot publicitario aparecía en la TV, un anciano caminaba dolorosamente hacia la casilla para votar, en sus pensamientos dice: "Voy a votar hasta que me cumplan las promesas". La ingenuidad de aquel hombre quizá sea lo que le imprime más ternura a todo aquello. Como si con el voto fuéramos a sensibilizar a los poderosos. Ni el abstencionismo les quita el sueño. Algo falla cuando mucha gente no confía en su sistema de gobierno. Algo está podrido en la sociedad (quizá la confianza) cuando no nos interesa saber quién nos va a gobernar. "Todos son iguales" dicen, quién soy yo para negar o afirmar tal declaración. "Si no votas no exijas" dicen otros, yo creo que si no votas es porque ya no crees en aquellos que tiene el poder, y comprendo eso.

Pienso que los mexicanos somos una sociedad pasiva, conformista, que se queja, SÍ, pero no hace nada para cambiar las cosas. Todo queda en palabras, marchas de silencio, protestas... y nada más ¿Dónde están aquellos miles de mexicanos que protestaron contra la violencia hace un par de años? ¿Qué pasó con aquella histórica reunión donde el empresario Alejandro Marti reunió a todos los gobernadores de México y al Presidente de la República para hablar sobre la delincuencia? ¿Qué fue de aquel discurso donde ese hombre que perdió a su hijo decía con rabia: "Si no pueden ¡RENUNCIEN!, pero no sigan ocupando puestos que no pueden atender porque eso también es corrupción?"

Hay tantas cosas que cambiar y todos queremos que sea un presidente, un gobernador, un diputado, un senador el que cambie nuestras miserias por glorias. No, ninguno de ellos lo va lograr, tenemos que ser nosotros los que den el primer paso para un gran cambio. El Presidente del 2012 no va a mejorar México, no acabará contra el narcotraficante, no aumentará el empleo, no fomentará más la ciencia, ni la lectura. El que le siga tampoco podrá hacerlo y no lo hará precisamente por nuestra indiferencia, no es sólo el hecho de votar, es el hecho de CAMBIAR. Cambiarnos nosotros como personas, no cambiar de partido. No sólo protestar, quejarnos, gritar de indignación, sino mirar nuestra conciencia y ver en qué estamos fallando. Los políticos son corruptos porque los mexicanos también lo somos, quizá sin saberlo, quizá en menor escala. Pero la corrupción y la impunidad en este país han ido de la mano desde hace ya un puñado de años. Se ha convertido en parte de nuestra cultura, muchas veces por miedo otras veces por ignorancia.

Dentro de poco, dice el Gobierno, se cumplirán 100 años de democracia en México. En realidad se cumplen 100 años de la primera revolución social del siglo XX (algo falso, en realidad). La dictadura de Porfirio Díaz cayó y años después surgió un partido político que gobernó más de 7 décadas en poder absoluto y muchas veces de puro dedazo. Burlándose de la dignidad del pueblo durante cada elección. No cumplimos 100 años de un poder democrático, cumplimos muchísimo menos pero la historia oficial siempre la escriben los vencedores y he aquí el resultado: un país que sufre de amnesia colectiva. Que se equivoca una y otra vez porque no es capaz de recordar qué fue lo que falló en el pasado. Dónde estuvo el error.

Hoy voté y lo hice conciente de que no todas las personas en el mundo tienen esa oportunidad. Porque en otros lugares del planeta tienen que esquivar atentado terroristas, esquirlas de granadas y hombres bombas para llegar a la casilla más cercana. Porque hay naciones donde se libran batallas por este motivo. Voté porque hace casi un siglo costó muchas vidas inocentes conseguir este derecho. Voté para demotrarme a mi misma, quizá de una manera tonta e infantil, que formo parte de algo mucho grande que puede ser capaza de cambiar ciertas cosas, pequeñas quizás, pero importantes al fin y al cabo. Quizá la conciencia me duela en los próximos años cuando me de cuenta que quizá voté por la persona equivocada.

Motos, carros, fuegos artificiales, son las 12:57 de la madrugada, los festejos son, dicen, en honor al Presidente Municipal recién electo. Sí, parece ser que ganó la persona a la que le confié mi voto.

Por favor, no nos falles.