9 ene. 2011

Yo vi a una princesa haciendo pasteles en la arena...

Danna Valeria - Playa "Las Lupitas", Escuinapa, Sinaloa
[Ver la imagen en mayor tamaño]
-----------------------------------------------------------------------------------------
A Danna le gusta correr por la orilla de la playa, sentarse de vez en cuando y crear diminutas cúpulas de arena con la pequeña taza de plástico que sostiene con entusiasmo. Sonríe, emprende su marcha y corre hasta tratar de alcanzar a sus papás.

Así es ella y todos los niños del mundo. Hace preguntas y espera una respuesta sincera. Le hago preguntas y ella no las contesta; a cambio me regala una sonrisa, una mirada y un puñado de arena. Arena trasmutada en un pastel de chocolate, en una tarta de fresas. Un plato de comida para cada uno de los guardias y séquitos que la acompaña en su misión de cocinera en medio de la playa. Susurra palabras intangibles y dialoga con bufones invisibles.

Danna es una princesa y se sube a montañas pequeñas para intentar huir de su propia sombra. Mira al cielo y sus ojos persiguen a las gaviotas. Mira al mar y los barcos hacen reverencias ante su presencia.

A mí me gustaría mantenerla en este paraíso lleno de utopías, donde el mar descansa tranquilo y pacifico sin el fuerte oleaje de otros días, donde la gente conversas en diversos idiomas y nadie importa más que otros. Me gustaría tenerla allí para siempre donde los ruidos de fusiles no se escuchan y las personas disfrutan de juegos y mascotas. Allí a la orilla de la playa, para protegerla de enemigos y manzanas envenenadas, de príncipes encantadores o brujas mal intencionadas. Para que el mundo no le moleste y las sirenas no interrumpan su tarea de preparar tartas de chocolates para su gente o perseguir a sus padres después de haber recorrido un largo tramo de camino.

Danna Valeria - Playa "Las Lupitas", Escuinapa, Sinaloa
[Ver la imagen en mayor tamaño]
----------------------------------------------------------------------------------------
- Tía ¿quieres un pastelito?

- Sí.

- ¿De chocolate o de fresa?

- De chocolate, por favor.

- ¿Me puedes tomar una foto?

- Claro que sí. ¿Quieres que también se la tome al pastel?

-...

Y nunca hubo respuesta. Si Antoine de Saint-Exupéry viviera le diría que "El Principito" ha vuelvo. Esta vez no es un niño, sino una niña. Que hace preguntas pero no responde ninguna. Que tiene rizos castaños y ojos color miel. Que la acompaña una sombra traviesa que siempre la persigue (como a Peter). Que seguramente vendrá de un planeta desconocido y bastante pequeño. Que ésta vez no apareció en aquel paisaje remoto del inmenso Sáhara sino en una pequeña duna de arena en una playa mexicana.

Así es mi sobrinita, la niña risueña de dos años que se inventa castillos imaginarios en medio de paraísos abandonados.
------------------------------------------------------------------

- Muchas más fotos de aquel día en la playa en este album de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejar tu comentario! :)