17 nov. 2011

No sé si lo recuerdas.

Carolina y Linda (Guadalajara, Jalisco, 1989).
-------------------------------------------------------------------------
¿Lo recuerdas? No sé si lo recuerdas, pero de pequeñas soñábamos con montar un pegaso para volar hasta la Luna y de regreso. No sé si aun tienes presente cuando de niñas patinábamos por aquella ciudad ficticia de un parque familiar en Guasave mientras las nubes se movían perezosas por una tarde que se perdía en el ocaso y los soldados se ejercitaban maldiciendo a sus suegras. 

Fuimos culpables de las mismas travesuras y cantamos las mismas canciones. Imaginamos conquistar el mundo antes de pretender ser alguien en la vida. Antes de pensar en universidades y maestrías. Eran ajenos aquellos días de bata blanca y laboratorio, tan rutinarios ahora, por momentos tan monótonos. 

Escalábamos árboles de algodón mientras le pedíamos un deseo a la estrella vespertina, o platicábamos hasta la madrugada sobre cosas sin importancia mientras los minutos pasaban sin aviso en el viejo reloj de la sala. Ya sabrás tú cuántas horas han pasado desde aquellos días, qué tan lejos quedaron los tiempos de compartir el mismo techo, de ver las mismas cosas al mismo tiempo. Hace mucho que la televisión se quedó apagada y descubrimos en otros lados la diversión que se apagó con ella. 

Ofrecimos una tregua a la juventud que nos tocó por suerte y desechamos desde niñas la moda típica y aburrida que embriagó a nuestra generación. Hemos sido diferentes incluso en algo tan básico como eso, siempre tan distintas al resto. Tratando de pasar desapercibidas para que no nos rozara la superficialidad de una sociedad que ya nos dañaba con su mirada. 

Hijas de un tiempo diferente, de los libros escritos, de la duda en los labios, de la curiosidad puesta en todo, de la pregunta siempre en el aire; inventándonos otras realidades, diferentes a las de la mayoría; soñando con otros universos más realistas y terrenales, menos místicos y supersticiosos. 

No sé si recuerdas mis mismos recuerdos pero allí están, en mi memoria, tratando de no perderse entre tantos pensamientos. 

¡Un feliz cumpleaños hoy y siempre! :)

3 comentarios:

  1. Esos recuerdos, aunque nublados por diversos acontecimientos, siguen plasmados tanto en mi mente como en la tuya. El mayor tesoro que tengo, mi infancia, mi juventud, mis anhelos y mis sueños. Vivimos todo eso y más, y me alegra haberte tenido como mi cómplice en travesuras. Muchas gracias por el escrito y los recuerdos, sister! :')

    ResponderEliminar
  2. hola Linda, me gusta mucho este escrito, pensé mucho en mis hermanas, tengo dos y somos muy unidas, las quiero mucho y como yo no se decir cosas así pero cuando lo leí me identifique contigo y con todas esas cosas que dices, te pido permiso para publicarlo en el face para mis hermanas, gracias de antemano pues se que me darás permiso verdad? saludos!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el comentario, y por supuesto que sí de puede publir en Facebook, adelante!!! ^___^

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)