8 jul. 2012

Meme: cinco y cinco.

Cinco defectos y cinco virtudes. Empezamos por los defectos pera terminar con la virtudes ¿no? :)

Defectos.

1. Fatalista. Soy fatalista a morir, con un nivel supremo y estúpidamente ridículo. Ante cualquier situación visualizo el peor escenario antes de pensar que puede ser algo bastante común. De pequeña era más dramática de lo que soy ahora, lo admito. Si mis padres salían de casa y tardaban más de lo normal me obsesionaba con el hecho de que les había pasado algo muy grave y que a partir de ese momento tendríamos que salir adelante mi hermana y yo solas ante la vida. Y vamos, sólo tenía 6 años. Muy #DramaQueen. 

2. "Eres muy callada". Ésta es la frase que más escuché en mis años de estudio; desde la escuela primaria hasta la Universidad. Dudo, sinceramente, que en algún momento esa actitud vaya a cambiar. En la carta final de mi libro de dibujos mi maestra de Kinder (en Angostura, Sinaloa) me describió como "una niña demasiado seria", aunque enfatizó que le agradó mucho ver que al final logré simpatizar con mis compañeros. Aquello fue el principio y el final de mis años como persona sociable. A los 8 ya me consideraba sin amigos, todos ellos habían quedado olvidados en la ciudad de Guasave, la última morada de mi leve normalidad antes de que todo cambiara. Me gusta tener cierto grado de soledad (más de lo que soporta la mayoría, supongo) y lo que yo veo como una virtud (porque me gusta) el resto lo ve como un defecto. No sé hasta qué punto mi asocialidad ha sido influenciada por mi trastorno de la personalidad, pero supongo que algo tiene que ver ¿no?  

3. ¿Ahorrar? No conozco ese pokemon. Soy pésima para administrar mi dinero. PERO PÉSIMA. Cuando era pequeña mi abuela solía decirme que cuando alguien me daba dinero me picaban las manos y tenía que ir a gastarlo. Yo no recuerdo que me picaran las manos pero sí sentía que tenía que gastarlo cuanto antes. Crecí y aquella sensación nunca se fue. Hasta el sol de hoy tengo esa debilidad con el dinero y el consumismo como bandera. Compro cosas que realmente no necesito (como esponjas japonesas en cápsulas) y el sentido del ahorro se perdió en algún lugar de mi memoria.

4. Desordenada. Si supiera ustedes lo bien que me siento una vez que acomodo, limpio y ordeno mi habitación o mi escritorio. Es una sensación preciosa de satisfacción y optimismo junto con la eterna promesa de que jamás volveré a desordenar todo aquello mientras aprecio, exhausta, mi propio trabajo... Pero hasta ahí; al cabo de 7 días o 15 todo vuelve a estar tan asquerosamente desordenado. Yo misma me impresiono por mi capacidad abusiva de dejar todo desparramado cuando apenas me muevo algunas veces al día. xDDD

5. Mala cocinera. Para mi, la cocina está entre la ciencia exacta y el arte, y es de bien sabidos que yo no brillo en ninguna de las dos áreas, así que ya han de imaginar ustedes cómo me quedan los huevos revueltos o las quesadillas con jamón; ni qué decir de algo más complicado como un bistec o carne molida con papas porque entonces llorarían en un valle de lágrimas; así de fuerte es todo. Mis errores no son simples equivocaciones, son delitos y ponen en riesgo la vida de seres humanos. Si me ven en la cocina, huyan o llaman a la policía... o a los bomberos; porque déjenme decirles que a mi el fuego no me quiere.   

Virtudes.

1. Pacifica. Yo fumaría la pipa de la paz con Osama Bin Laden, Gadaffi y Hugo Chávez en el mismo restaurante y probablemente en la misma mesa. Como decía el filósofo franco-suizo Jean-Jacques Rousseau (¡me acabo de enterar que mi kinder tenía su nombre!): "Me siento demasiado superior para el odio". Me cansa el odio, las guerras, el racismo, la supremacía, la discriminación etc. "La violencia es el último recurso de los incompetentes".

2. ¡Me encantan los animales! Toooooodos. Algunos me dan  mucho miedo, como los alacranes, las viudas negras, las medusas o las serpientes pero me encantan. :D Me gustaría decir que es respeto pero, ¡joér! ¡Es miedo, no respeto!

3. Amable. Siempre he creído que si esperas que la gente te trate amablemente tú debes de dar tal ejemplo.  Me gusta ser amable con las personas, esperando que ellas también lo sean conmigo. Para alguien que suele alejarse demasiado de la sociedad por miedo a un rechazo o a una mirada de asco un simple gesto de amabilidad cala demasiado que me parece una de las virtudes más grandes del ser humano. :)

4. Económica. (¿QUÉ? :D) No sueño con automóvil, ni con los teléfonos celulares de última generación, ni con ropa comprada en una tienda departamental carísima, ni con tenis o zapatos de tal o cuál marca. Lo admito, me conformo con poco y no tengo problema con eso.

5. Callada. (¿Eso no es un defecto, Linda?) Cuando el mundo hace ruido un poco de silencio no hace daño ¿verdad? :)

Qué asco me da ver que los defectos tienen explicaciones largas y las virtudes no. xDDD

1 comentario:

  1. Anónimo9/7/12 0:22

    FELICIDADES !!

    Supieras el trabajo que me costo auto-describirme hace ya algún tiempo..y el resultado, jajaja.. espantoso..

    Te deseo lo mejor.. y recuerda actualizarlo mas seguido, como no tengo que leer, me he releeido tus post del 2009/2010.

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)