27 sept. 2012

Opinión personal: Elementary 01x01

"New Holmes. New Watson. New York".
---------------------------------------------------------------------------------------
Bien, he visto el episodio piloto de Elementary y aquí va mi opinión personal. 

A estas alturas comparar Elementary (CBS) con la serie británica Sherlock (BBC) resulta ofensivo para ambas. Definitivamente no existe un punto de comparación. No hay un enganche que puedas poner para que las semejanzas se vean. La simple duración de cada episodio y sus temporadas crea el suficiente margen para que nos resulte imposible encontrar algo similar en estas producciones. Y es que el formato televisivo de ambas es distinto, ni qué decir de los costes de producción, locación y sus efectos. Por esa razón he decidido omitir cualquier referencia al programa de la BBC en mi crítica a pesar de que algunos bloggers que han reseñado este primer episodio se han ido a sus anchas hablando de los dos programas en sus reviews personales. Yo pasaré de hacer eso. 

Pero antes quizá valga la pena recordar algo que probablemente ya muchos saben: Elementary tendría que haber sido la adaptación estadounidense de Sherlock, pero los creadores de está última no cedieron los derechos para que fuese desarrollada en EUA, por lo que la CBS en lugar de cancelar el proyecto decidió darle otro giro y apartarlo bastante de la serie británica. Un punto a su favor, según lo veo yo. El efecto polémica podría darle a Elementary la suficiente estabilidad para quedarse en la parrilla televisiva un tiempecito, y es que, las comparaciones aumentan en la gente esa curiosidad por ver con sus propios ojos lo que otros tanto critican. Psicología inversa pura y dura: “No lo veas, es horrendo” y allí vas tú a ver si es verdad lo que la gente dice. Lo cual, sinceramente, me parece bien. 

Pero pasemos totalmente de esto y vayamos directamente al episodio piloto, dirigido por Michael Cuesta (Six Feet Hunder, Dexter, Homeland) y escrito por Robert Doherty (Médium, Ringer, Tru Calling) 


Este nuevo Sherlock Holmes (Jonny Lee Miller) —tan británico como el original— trabajaba gratuitamente como detective consultor en Scotland Yard hasta que recae en las drogas y se traslada a un centro de rehabilitación de Nueva York, donde se fuga el mismo día que sería dado de alta. Por otro lado Joan Watson (Lucy Liu) es contactada por el padre de Holmes para que le sirva de compañera en el largo camino de la post rehabilitación pues si Sherlock recae su padre amenaza con desahuciarle. Joan Watson era cirujana hasta que le retiraron la licencia médica después de que un paciente muriera en la sala de operaciones en circunstancias aún no aclaradas. Esto es lo que hasta la fecha conocemos de los protagonistas.

Ahora pasemos al caso. Nos ubicamos en el moderno Nueva York donde una mujer ha desaparecido de su domicilio aparentemente después de haber sido agredida por una persona desconocida. En su hogar hay vestigios de sangre y forcejeo con el atacante, pero ni rastros de ella. Cuando su esposo (un psiquiatra del hospital Sanbridge) llega a casa se da cuenta de todo el jaleo que se armó dentro de la propiedad y no ve rastro alguno de su esposa llama a la policía. Un par de horas después Sherlock Holmes ya está en la escena del crimen para sacar sus deducciones, invitado por el Capitán Tobias Gregson (sí, sí, a los fans del personaje de Doyle les sonará el nombre), un detective que Holmes conoció 10 años atrás cuando el estadounidense trabajaba en el departamento de antiterrorismo de Scotland Yard

A partir de allí el caso parece pasar totalmente a manos de Sherlock Holmes; vemos a una policía de Nueva York bastante adormilada y con poquísimo interés en el caso. O por lo menos a mí me pareció así. No revelaré más sobre la trama para no estropear la resolución para aquellos que no lo han visto; pero sí quiero verter mi opinión personal sobre este capítulo piloto.

Creo que el mayor pecado de Elementary es no innovar en lo absoluto. No nos presenta algo que no hayamos visto con muchísima anterioridad en diversos programas de televisión estadounidense y eso, desde mi punto de vista, es indispensable si se desea calar en el gusto de los espectadores. Si la gente se cansa de recibir lo mismo una y otra vez simplemente cambiará de canal y olvidará tu producto. Ofrecer lo mismo que otros ya ofrecieron infinidad de veces sin un ápice de originalidad es imperdonable a estas alturas.

El problema aquí es el caso que se nos presenta como introducción para el capítulo. Es plano en su totalidad; carente de giros inesperados o resultados increíbles. Es como un episodio de CSI pero malo y con muchísimo menos efectos visuales. El crimen sencillamente no te enamora. La escasees de presuntos culpables hacen que al final sientas que no pasó nada extraordinario; nada de montañas rusas emocionales o escenas de acción justificables.

Para empezar, el llamado del capitán Tobias Gregson a Holmes se me hizo bastante rápido. Un par de horas después de que se reporta la desaparición de la mujer él ya está allí para sacar sus deducciones. Eso es muy apresurado y hace ver a la policía de Nueva York como una bola de incompetentes. Parece que ni siquiera intentaron buscar a la pobre tipa (¿o en verdad les urgía encontrarla?).

Los personajes secundarios también se me han hecho algo insípidos, carente de personalidad, empezando por el capitán Gregson (¡Joér, es Aidan Quinn, carajo!).  Y ni hablar de los principales. No quiero decir que Lucy Liu y Jonny Lee Miller no hagan un buen trabajo; de hecho hacen todo lo que están en sus manos para tratar de brillar, pero siento sinceramente que el guión no ayudó mucho.

La personalidad de Sherlock Holmes también deja mucho que desear; y es que, con todo respeto, yo nunca vi al personaje de Conan Doyle en los 45 minutos de episodio. Sencillamente no estaba allí. Cualquier persona que haya leído un par de novelas o algunos relatos cortos sobre Holmes sabe que hay poquísimo de éste personaje en Elementary. Cosas básicas, mínimas, leves. Creo que hay más de Sherlock Holmes en Gregory House que en éste. Lo más triste es que al parecer hicieron lo que tanto me temía y que mencioné en un post anterior: poner a un investigador a realizar deducciones increíbles en una escena del crimen no te hace ser Sherlock Holmes; te hace ser sólo un investigador sacando deducciones increíbles en una escena del crimen, y punto. Eso es lo que yo veo en la serie, la diferencia es que creo que ni siquiera las deducciones son increíbles.

¿Por qué no hacer una serie en el que el protagonista tuviera un nombre (¡cualquier nombre!) y cuyos conocidos o policías llamaran —mitad en broma, mitad en serio— Sherlock Holmes, por sus grandes dotes de deducción? Habría funcionado mejor, creo yo. Y de paso se dejaría algo de lado la polémica. Pero no, parece que el objetivo de la cadena era en verdad encender esa polémica, parece que incluso lo sentían necesario.

Lo que el programa nos presenta es una persona con un don estupendo y que por una razón aun desconocida recaen en las drogas... ¡pero Holmes no está allí! Holmes es mucho más que eso. Le han quitado la esencia a un personaje increíble, raro y hasta cierto punto excéntrico (de hecho, algo de su personalidad muere cuando Sherlock dice que practica el sexo porque es necesario para que su cerebro funcione... ¡no me jodas! ¿era necesario hacer eso?). Si no van a respetar la personalidad de un personaje tan clásico como este (y su personalidad no es su capacidad deductiva y su adición) para qué tomar su nombre entonces. Y creo que vale la pena señalar que en este episodio quién da el golpe definitivo es Watson (con lo del arroz); el gran Sherlock Holmes pasa por alto un dato importantísimo. Quizá los creadores quisieron mostrar que Joan es inteligente pero con ello le dieron un zape tremendo a la inteligencia del increíble consultor.

Eso sí, hay que otorgarle a Elementary el beneficio de la duda. Es el primer episodio. Muchas veces el piloto suele ser el menos interesante de todos y también el de más baja calidad. Valdría la pena ver un segundo episodio y entonces juzgar desde una perspectiva donde haya más material, pero si lo que nos han ofrecido en este caso es una copia de lo que ofrecerán después dudo mucho que la gente en verdad se quede a seguir cada semana a estos dos (¿vieron los promos de 4 minutos? Eso es lo más interesante de todo el episodio). Hay que reconocer que la dinámica de hombre/mujer resolviendo crímenes es algo bastante normal por lo que ya se ha visto hasta el hartazgo, y si no enseñan algo de originalidad no le veo más de una temporada a esto antes de que los televidentes lo manden al rincón del divino olvido.

En resumen: típica serie estadounidense procedimental detectivesca con el nombre de dos famosos personajes de la literatura inglesa y con un episodio piloto, no malo, pero sí bastante regular. Dudo mucho que a los fans recalcitrantes de Sherlock Holmes les vaya a gustar y quizá —sólo quizá— a la audiencia de EUA (a la que jamás le entiendo los gustos) le resulte algo entretenida como para crearse un publico estable y semanal. Ya veremos cómo le va en el futuro.
---------------------------------------------------------------
Reviews de otros blogger: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18.

1 comentario:

  1. Anónimo17/3/13 4:40

    Muy de acuerdo contigo, la serie me resulta una mezcla entre CSI y House, pero para vaciarse el cerebro no está mal.
    Un saludo

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu comentario! :)