6 nov. 2015

¡Lista de Navidad 2015!

¿Qué puedo decir? Mi hazaña de intentar actualizar el blog más seguido desapareció cuando mi nueva laptop decidió expirar como si la infeliz tuviera permiso para eso... Bastarda. Resulta que en realidad no murió, sino que la conexión recibió una descarga de energía y se activó el sistema de seguridad que trae integrada para evitarle un daño mayor y, por demás, se bloqueó. Rebusque a lo bestia en la web de Acer una posible solución y me batí dos veces Internet para ver quién tenía una idea de lo que le pasaba pero no hubo respuesta, así que mi padre tuvo que lidiar con llamadas telefónicas a los cero-uno-ochocientos-servicio-técnico-prehistórico para que le enseñaran cómo desactivar el seguro y todo lo que necesitaba era picarle con un clip.

Toda la odisea duró más o menos un mes y cuando regresó a mi ya había caducado la versión de prueba de Microsoft Word, pero me decían que tenía que vender mi alma al diablo y mi riñón a un indú si quería seguir usando el programa, JAJAJAJA, les dije que no. Mi orgullo no nació ayer y el dinero no me cae del cielo. Tengo dinero para Netflix y Drama Fever pero para Word no, hay límites xD. A mi pesar, Oppen Office aún no está disponible para Windows 10 así que he tenido que conformarme con Google Drive al cual aun estoy intentando adaptarme de manera respetable.  

Al final se me ha ido la olla más de lo normal y en mi aburrimiento me he puesto a hacer la lista de las cosicas que pienso comprarme en la víspera de Navidad o poquito después (sí, pienso comprarlas yo; no vine a pedir limosna a nadie, don’t worry). Así que la lista es más para mi que para los demás; como un recordatorio para ver qué tan perseverante, ahorradora y consumista puede ser en sólo dos meses; tampoco es que me vaya a comprar todo, claro ¡ejem!  



LIBROS ¿Podría haber empezado con otra cosa? Probablemente sí, pero el hecho de tener un par de meses sin tomar un libro en mis manos, o siquiera acercarme a mi estantería a ver qué cosa nueva puedo leer, me ha dado por sentir una necesidad muy fuerte de comprar libros; vé tú a saber por qué. Y son varios los que tengo en la mira, pero por lo pronto pienso en estos:
Atrapada en el tiempo (Diana Gabaldon). El segundo libro de la saga Forastera debería estar en mis manos apenas se ponga en las estanterías, según leí por ahí, este mes de noviembre (nevermind, sale hasta marzo del 2016 #lloro). Con el primero viví una odisea ridícula porque estaba tan entusiasmada por tenerlo que me puse en plan stalker en cada web mexicana que vendía libros y al final logré conseguirlo en El Péndulo, una cafebrería de la que me llevé una estupenda experiencia y a la que le tomé mucho cariño; así que será quizá ésta la opción que elija una vez que me decida muy bien qué libros pienso comprar de golpe para que el envío me salga gratis. Outlander fue una de las pocas novelas que leí este año, sobre todo porque el estrés y la depresión se ciñeron sobre mi vida más tiempo de lo esperado y digamos que en esos días no quería ni levantar la cabeza de la almohada y mucho menos comenzar a leer algún libro. Aun así, las novelas de Gabaldon tienen la peculiaridad de que pasan sin sentirse, y para cuando te das cuenta llegas al final y sientes que quieres más. De hecho, comencé a leer Atrapada en el tiempo desde el celular justo después de terminar el primer libro, pero el formato, como siempre, no me convenció, así que boté la lectura para cuando saliera en papel, que de verdad, DE VERDAD, espero que sea este mes. Más no puedo esperar porque sería un suplicio. Además, hay un parón de un año hasta la segunda temporada de la serie y asumo que para entonces ya habrá, no sé, otros dos libros más publicados en español, ¿no? xD  
La noche de Tlatelolco (Elena Poniatowska). Nunca he leído un libro de Elena y nunca he leído un libro de la masacre estudiantil de 1968... Ya esto es motivo suficiente como para sentir vergüenza propia y no mirar para arriba los próximos dos años. Realmente no sé por qué motivo jamás he leído un libro de Poniatowska, salvo el hecho de que no hay ningún libro de ella en las estanterías del super donde suelo comprar libros. Pude adquirir alguno por internet pero no lo hice, y es un poco deprimente admitirlo porque reconozco que Elenita es uno de los pocos pilares contemporáneos de la literatura mexicana que quedan vivos y siento que me estoy perdiendo de mucho al no poseer sus obras en mi colección. También pude tomar cualquier otro trabajo para adentrarme a sus obras, sin embargo, al saber que La noche de Tlatelolco alberga los testimonios de ambos lados de quienes participaron en aquel trágico panorama, y fueron recopilados justo después de los acontecimientos, me hace sentir la necesidad de leer la voz de aquellos silenciados por el tiempo y la memoria. Sé que será un libro duro, pero será también un ejercicio histórico importante, y lo digo más desde un ámbito personal que general, porque no suelo escribir opiniones personales respecto a hechos históricos (vale, lo he hecho antes y se me da fatal xD). Otros trabajos de ella que me llaman muchísimo la atención son: el clásico Lilus Kikus, La piel del cielo, El tren pasa primero o Querido Diego, te abraza Quiela. 
Fahrenheit 451 (Ray Bradbury) ¡Clásico contemporáneo! Vamos, ni siquiera sé si esa terminología existe pero como es un libro que he querido tener toda la vida y ya existía antes de mi nacimiento y además ya era por todos conocidos, pues eso, ante mis ojos es un clásico de cajón xD. Aun me duele la costilla al recordar que yo rechace que mi papá me comprara este libro cuando me llevó a Gonvill Mazatlán hace unos meses. ¡¿En qué demonios estaba pensando?! Pfff, hay gente tonta y luego estoy yo, subida en el pedestal de mi indecisión. Y estaba baratito; porque sí, un libro a $150 es barato, de lo más baratito que uno podía conseguir ahí. Y ahí estaba yo, diciéndole a mi papá que no me lo comprara por miedo a que no me gustara. A los días me topé con estos párrafos y ya sabrán el drama, el arrepentimiento, la tragicomedia que me invadió, en fin. De Bradbury ya leí otra joyita pequeñita comenzando el año: Ahora y siempre, dos historias cortisimas condensadas en una obra que se lee en un suspiro. Hartamente recomendable, por supuesto. La segunda historia es una oda futurista a Moby-Dick, just saying! 
Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo (Benjamin Alire Sáenz). He querido este libro desde hace dos años ya, incluso antes de que estuviera en español, cuando todos los booktubers de habla inglesa le empezaron a alabar pero ¿qué fue lo que me detuvo en comprarlo? Está catalogado como literatura juvenil, y yo a este género lo tomo con pinzas, tres pulgadas de respeto y un kilómetro de distancia. La trama me pica muchísimo, al igual que me sucede cuando pienso en Eleanor and Park (Rainbow Rowell); pero también me sucedió cuando apareció Bajo la misma estrella (John Green) o Las ventajas de ser invisible (Stephen Chbosky) y al final ninguna de las dos historias me resultó memorable. No es que la literatura juvenil sea mala, sino que soy yo ya crecí demasiado. Son obras que me hubieran pegado fuertísimo diez años atrás pero no ahora, que el tiempo me ha convertido en una cascarrabias empedernida xD. De todos los libros que mencionaré quizá este sea el que más indecisión tengo de comprarlo, sobre todo porque a una no le apetece desempolvar casi $300 por un libro que puede gustar o no, como quien tira una moneda al aire y lo deja a su suerte. En fin, que tocará meditarlo con más calma.  
Star Wars Episodio IV: Una nueva esperanza (Ryder Windham). Esto es frikismo total, puro y duro. Este año me he fumado de una sentada la trilogía original de Star Wars y desde entonces me tienen aquí siendo shipper total de la princesa Leia y Han Solo. Por mucho, son los que se roban la pantalla desde la primera entrega y lo siguen haciendo en las otras dos, pero admito que la trama en sí llama mucho la atención y, si acaso hay algo mejor que sólo ver las películas, sin lugar a dudas es leer la adaptación a formato novela de los guiones de las películas. Si a eso le sumamos el hecho de que sea Ryder Windham el encargado de adaptarlas, siendo un experto en el mundillo, pues soy la primera en apuntarme a su lectora… Que la fuerza me acompañe.  
OTROS LIBROS: La chica del tren (Paula Hawkins), por pura morbosidad, sobre todo porque todos hablan mucho de este libro y lo ponen por las nubes, salvo uno que otro review, y la historia me parece un tanto curiosa. El marciano (Andy Weir), sólo porque sí, ni siquiera he visto el trailer de la película. Matar un ruiseñor (Harper Lee), vamos, un clásico, al igual que El gran Gatsby (F. Scott Fitzgerald). Y otros cinco mil libros más.
Jim Moriarty no es más pequeñito que los otros dos pero no hay otra foto respetable por ahí xD.
FUNKO POP! de Sherlock. Esto es una chorrada total e innecesaria, pero me hace mucha ilusión. De hecho, si tuviera dinero para tirar por la ventana me dedicaría a coleccionar estas cosicas tan cuquis que no sirven para nada, salvo para decorar muebles varios. No son los únicos Funko Pop! que me gustaría tener, pero sí son de los más bonitos que mis ojos han podido ver (el de Moriarty con las joyas de la corona se lleva muchos premios). También están las figuras de The X-Files, Firefly o algunas de Game of Thrones (sólo Brienne de Tarth con Oathkeeper y Jaime Lannister con su mano de oro, because of reasons).
Si a eso le sumamos que el 1° de enero del 2016 la BBC transmitirá el especial navideño de Sherlock seguiré aquí sentadita comiendome las uñas, mientras miro la vida pasar por el reflejo de la ventana en mi ordenador.
El especial apunta a ser de una epicidad bestial, y con una duración de 90 minutos no se ve para otra cosa. Para rematar estará ambientado en la época victoriana, lo cual me produce una sobredosis de adrenalina que apenas puedo asimilar, porque si algo mejor que ver una adaptación moderna de Sherlock y John interpretados por Benedict Cumberbach y Martin Freeman es ver a los clásicos Holmes y Watson personificados por los mismos actores: ORO PURO mezclado con una dosis de un buen fanfiction, eso es lo que es.

FULLMETAL ALCHEMIST (Hiromu Arakawa). Ni siquiera pondré un apartado de manga en esta lista, porque de hecho este es el único manga que he querido desde hace bastantes años. A estas alturas he terminado por asimilar que la etapa más otaku de mi vida ya pasó y sería muy extraño que en un futuro exista una historia que me marque tanto como esta lo hizo. Me acompañó a lo largo de mi época universitaria, que dicho sea de paso, fue una de las más deprimentes y difíciles que he pasado, así que eso influyó de manera decisiva para que ocupe el puesto que ostenta actualmente.
Se supone que el primer tomo, a cargo de Panini, saldrá a la venta este mes de noviembre y si todo va bien y marcha como se ha planeado me pondré en plan analítico y haré review de cada tomo, así evito saturarme con un sólo post kilométrico y lo dividió de manera decente en 27 post, uno por cada volúmen. Será una grosería monumental, vamos, pero me da una alegría tremenda sólo de imaginar el primer ejemplar en mis manos.

ETCÉTERA: Literalmente cada cosa random que uno puede encontrar en Wish.com y derivados. Me la pasaría de perlas comprando ahí todo el día pero lo que me detiene es que una vez que llegan al país el envió es por medio de Correos de México, lo cual nunca me ha dado demasiada confianza, y además tardan entre 40 y 60 días en llegar a casa… Ehm, yo ni siquiera conozco la palabra paciencia... Y ropa, claro, había olvidado completamente que también necesito ropa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por dejar tu comentario! :)